Metodologías ágiles

Las metodologías ágiles son una serie de técnicas que gestionan proyectos surgidos como contraposición a los métodos clásicos de gestión como CMMI. Aunque surgieron en el ámbito del desarrollo de software, también han sido exportadas a otro tipo de proyectos. Las metodologías que se consideran ágiles cumplen con el manifiesto ágil que no es más que una serie de principios que se agrupan en cuatro valores:

  1. Los individuos y su interacción, por encima de los procesos y las herramientas.
  2. El software que funciona, frente a la documentación exhaustiva.
  3. La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual.
  4. La respuesta al cambio, por encima del seguimiento de un plan.

Principalmente, muchas personas asocian metodologías ágiles con falta de documentación o control sobre el proyecto, pero esto es completamente incorrecto. Lo único que se desea es minimizar el impacto de las tareas que no son totalmente necesarias para conseguir el objetivo del proyecto. Se intenta incrementar la eficiencia de las personas involucradas en el proyecto y, como resultado de ello, minimizar el coste. http://blog.conectart.com

Una de las principales visiones de aplicación de las metodologías ágiles son los proyectos tecnológicos. Cada una de ellas tiene sus ventajas y sus desventajas, pero no son excluyentes. En cada proyecto  podemos adquirir una, o varias, en función de las características del propio proyecto y del equipo.

Entre las metodologías ágiles más usadas se encuentran:

  • SCRUM. Es un marco de trabajo que nos da una serie de herramientas y roles para, de una forma iterativa, poder ver el progreso y los resultados de un proyecto.
  • KANBAN. Se basa en una idea muy simple. Esta es que el trabajo en curso debería limitarse y sólo deberíamos empezar con algo nuevo cuando un bloque de trabajo anterior haya sido entregado o ha pasado a otra función posterior de la cadena.
  • XP: Es una metodología ágil centrada en potenciar las relaciones interpersonales como clave para el éxito en desarrollo de software, promoviendo el trabajo en equipo, preocupándose por el aprendizaje de los desarrolladores y propiciando un buen clima de trabajo.

Las metodologías ágiles aprueban a todos los miembros del equipo conocer el estado del proyecto en cualquier instante. Los compromisos son negociados y aceptados por todos los miembros del equipo y las ideas de cualquiera de sus integrantes son tenidas en cuenta.

Destacar que los procesos ágiles permiten ahorrar tanto tiempo como costes, es importante.

Esta entrada fue publicada en metodologías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *