¿Es mejor un pulsómetro con banda o sin banda?

Desde hace unos pocos años, las principales marcas de Pulsómetros han apostado con fuerza por la tecnología del sensor óptico, que permite poder disfrutar del control de las pulsaciones durante el ejercicio sin tener que cargar con la molesta banda de frecuencia cardíaca.

Los primeros modelos que aparecieron en el mercado fueron acogidos con muchos entusiasmo por el gran público, pero la tecnología del sensor óptico todavía se encontraba en sus primeras fases de desarrollo y no resultaban modelos muy fiables.

Los primeros problemas comenzaron a surgir muy pronto, cuando la comunidad de usuarios empezó a mostrar sus quejas en foros y webs especializadas, en las que se expresaba su malestar por mediciones erróneas de los dispositivos.

Poco a poco las marcas han ido afinando sus modelos, perfeccionando su tecnología y patentando nuevos conceptos, de forma que hemos llegado hoy en día a un punto en el que la mayoría de los nuevos Pulsómetros que salen al mercado ya no llevan la banda de frecuencia cardíaca, sino que van equipados con modernos sensores ópticos de hasta 6 LEDs que aseguran las mejores prestaciones y una fiabilidad muy alta en sus mediciones.

Por supuesto, siempre existirán usuarios que mostrarán sus quejas, pero cada vez son menos. Al igual que cuando salieron los primeros modelos de pantalla táctil o de bisel táctil, una vez se superaron los problemas de los primeros modelos luego la tecnología ha avanzado y se han convertido en algo habitual entre las prestaciones de los mejores modelos.

La importancia de un buen asesoramiento

Por supuesto, hay que comparar y buscar siempre entre la enorme oferta que hay en el mercado para encontrar el modelo que más se ajusta a lo que necesitamos. Actualmente se puede recurrir a webs especializadas como pulsometrosinbanda.com donde están reunidos los modelos más importantes del mercado, clasificados y puntuados.

Recurrir a este tipo de páginas nos va a ahorrar mucho tiempo en nuestra toma de decisiones. Se trata en primer lugar de decidir si apostamos por las nuevas tecnologías y la comodidad que nos ofrece abandonar para siempre la cinta de frecuencia cardíaca atada al pecho, o si preferimos mantenernos fieles a lo clásico. Esa decisión es tuya.

Pero una vez lo tengas claro, elegir entre la enorme cantidad de modelos que existen en el mercado no debe ser un problema para ti, sino todo un disfrute.

Esta entrada fue publicada en pulsometro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *